Cultivos limpios y sanos para la soberanía alimentaria de las comunidades

Cultivos limpios y sanos para la soberanía alimentaria de las comunidades


10/08/2021


Una de las mejores formas de conservar el planeta, es cuidar los suelos y las formas en las que se trabaja sobre ellos, por lo que la agricultura juega un papel fundamental en la calidad de la tierra y el recurso alimenticio que esta brinda a los pueblos. Pero, se debe tener en cuenta que esta labor es la base económica para numerosas familias no solo en el departamento del Huila y en Colombia, sino en muchas otras partes del mundo.

Entre los años 40 y 70, por factores de tipo demográfico se dio un incremento significativo en la demanda de alimentos, lo que ocasionó la llamada Revolución Verde, un período en el que la productividad agrícola aumentó y con ello también la economía de diversos países, pero poco se pensó en la calidad de esos alimentos que se cultivaban. Pues la aceleración en la producción se debía al uso de organismo transgénicos y químicos como herbicidas, insecticidas, plaguicidas, fertilizantes y demás. 

Y aunque en un principio se creyó que eso garantizaría abundancia de alimentos en los territorios, disminuyendo el hambre ante el crecimiento demográfico que se presentaba, no fue así. Estas nuevas prácticas agrícolas ocasionaron el deterioro de los campos y, en algunos casos, afectaciones a la salud humana. 

Esto llevó a que muchos campesinos y campesinas alrededor del mundo, quisieran volver a los cultivos orgánicos, sin importar que el proceso fuera más tardío. Para Marisol Guaca, integrante de la Asociación Campesina del Huila (ACDH), ubicada en el corregimiento de Criollos (Pitalito, Huila), “la soberanía alimentaria es cultivar sus propios alimentos, limpios y orgánicos, como cebolla, cilantro, tomate, zanahoria, entre otros. Sin la necesidad de depender del comercio externo y obteniendo sus propios recursos.”

Cuando se habla de soberanía alimentaria, se hace referencia al derecho que tienen los países, regiones, pueblos y comunidades para definir sus propias políticas de producción, distribución y consumo de sus alimentos, logrando tener la capacidad de autosostenerse en términos alimenticios e, incluso, económicos.  

Como parte del proceso, la Asociación Campesina del Huila ha brindado a los agricultores de la región diversas herramientas y capacitaciones que les permiten mantener este tipo de cultivos, por ejemplo, elaboración de abonos e insecticidas orgánicos que ayuden a tener las plantas limpias. 

“Es importante que todos pensemos en tener una soberanía alimentaria, por eso hay que invertirle tiempo a aprender y desaprender. Algunas personas están tan acostumbradas a los químicos, que les cuesta escuchar y pensar en que pueden tener cultivos más sanos y limpios, pero se deben aprender cosas nuevas siempre”, aseguró Marisol Guaca. 

Es así como en diversos rincones del país, los campesinos y campesinas luchan por un desarrollo personal, familiar y, sobre todo, territorial, en donde de manera autónoma y siendo amigable con la madre tierra, puedan garantizar alimentos sanos y seguros para la salud tanto de sus familias, como de otras personas. 

¡Tú también puedes ser parte y contribuir con el cuidado de la tierra, animándote a tener tu propia huerta casera!

Gracias por su tiempo