Trabajo comunitario para una buena gestión del agua en los territorios

Trabajo comunitario para una buena gestión del agua en los territorios


06/08/2021


El agua es el líquido más importante para cualquier ser vivo, por lo que es de vital importancia cuidar de cada recurso hídrico que haya en los territorios. Para ello, las comunidades se han reunido y trabajado de la mano con la intención de hacer una buena gestión comunitaria del agua. Esto hace referencia a la acción organizada de las poblaciones para identificar problemáticas y buscar estrategias que ofrezcan soluciones y beneficios para todos.

De estas experiencias de gestión de la comunidad en torno al agua, se resalta las capacidades de los actores para su organización por medio de las Juntas de Acción Comunal – JAC en las que se plantean formas y métodos para acceder al agua, siempre pensando en la permanencia de este líquido para el consumo de los habitantes y así evitar desplazamientos de familias hacia otras zonas del país. 

Lo primero que deben hacer las comunidades para garantizar el agua en sus territorios, es proteger sus fuentes hídricas y conocer la dinámica de estos ecosistemas, es decir, identificar cada uno de los factores que hacen posible la conservación de los cuerpos de agua y así trabajar por la protección de esta.

Según indica la licenciada en Ciencias Sociales y especialista en Geografía, Paula Viviana Cano Jaramillo, existen varias herramientas participativas para la protección de ríos, ciénagas, arroyos y demás, por ejemplo: inventarios, diagnósticos y planeación de actividades de reforestación y restauración, compra de predios, cercado de nacimientos, entre otros.

En la actualidad, se viene generando una nueva herramienta llamada monitoreo comunitario del agua, que permite observar y registrar información específica que las mismas comunidades pueden obtener sin necesidad de un profesional especializado. No obstante, estas actividades se realizan de manera eficiente cuando se cuenta con el apoyo o acompañamiento de los gobiernos locales o departamentales, corporaciones autónomas regionales y demás actores que hacen presencia en el territorio.

Se realiza de forma colectiva, en comunidad, con lo vecinos, y el objetivo principal es tener acceso al agua y hacer que esta sea apta para el consumo humano a través de los diferentes tipos de abastecimiento, por ejemplo, los acueductos comunitarios o también llamados acueductos veredales.

Sin embargo, como lo aclara la especialista, “también se encuentran otros tipos de tecnologías que se conocen como soluciones individuales para la potabilización del agua, esta se da en zonas rurales o población dispersa, pues hacen parte de toda esta definición de la gestión comunitaria del agua”.

Es por ello que, para tener una buena gestión comunitaria del agua, se debe pensar en la protección de las fuentes hídricas desde el empoderamiento de las comunidades sobre sus territorios y la garantía de derechos por parte de entidades públicas y privadas.

Gracias por su tiempo