“La sostenibilidad de la paz se va a lograr en el momento que seamos capaces de incorporar los aportes y las aspiraciones de las mujeres”, Mons. Héctor Fabio Henao


“La sostenibilidad de la paz se va a lograr en el momento que seamos capaces de incorporar los aportes y las aspiraciones de las mujeres”,  Mons. Héctor Fabio Henao


12/03/2021


El 10 de marzo de 2021, se realizó vía zoom, el conversatorio “El rol de las mujeres en la construcción de la paz”, que contó con la participación de cuatro mujeres lideresas locales y regionales, que desde sus diferentes experiencias y trayectorias son constructoras de paz.

Durante el encuentro, monseñor Héctor Fabio Henao, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social, se refirió a la importancia de incorporar a las mujeres en la construcción de la paz, desde sus narrativas y en la toma de decisiones.

Compartimos con ustedes la transcripción de la intervención, donde se reconoce desde la Iglesia Católica, el rol de las mujeres y su importancia en una paz sostenible.

“Hoy estarán presentes cuatro mujeres muy importantes para la construcción de paz en el país. Hemos querido recoger expresiones desde los territorios, en el papel que juegan las mujeres en este proceso complejo y largo de la construcción de la paz. Quiero saludar muy particularmente al señor embajador de los Estados Unidos Philip Goldberg a quien doy una bienvenida muy cálida. Nos alegra contar también con la presencia de la Señora Embajadora de Irlanda en Colombia, la Sra. Alison Milton a quien quisiera dar un saludo muy cordial.

Muchos de ustedes se preguntarán ¿por qué la Conferencia Episcopal y su Secretariado Nacional de Pastoral Social han convocado a este importante evento? En primer lugar, Colombia vive un tiempo en el cual tiene que dejar atrás momentos en los cuales se desconoció y se marginalizó el rol de las mujeres. Especialmente a lo largo de este proceso que estamos viviendo, que es de mantenimiento de la paz, de construcción de paz, donde se combinan esos horizontes de prevención y atención a emergencias humanitarias, a situaciones muy graves que estamos viviendo con el proceso largo y complejo de puesta en marcha de los acuerdos suscritos entre el gobierno colombiano y la ex guerrilla de las FARC.

En ese contexto, nosotros reconocemos que las mujeres han sido por una parte las víctimas, pero también ha habido mujeres que han participado activamente en el conflicto, y que, por lo tanto, el aporte de ambas partes, es necesario hoy para asegurar el éxito del proceso que conducirá hacia una paz estable.

La sostenibilidad de la paz, depende en gran parte de la contribución de las mujeres que han estado o afectadas como víctimas del conflicto o que han hecho parte de alguna de las orillas del conflicto. Y al reconocer esos aportes, nosotros queremos también subrayar que las mujeres vivieron de manera diferenciada el impacto del conflicto.

No fue el mismo impacto sobre hombres y mujeres, lo que hay que reconocer, para incorporar los aportes de las mujeres, para incorporar sus experiencias dentro del proceso que estamos viviendo en el país.  El país tiene que ser capaz de reconocer las afectaciones sobre las mujeres. Muchos hombres perdieron la vida y tuvieron reclutamiento forzado y otras situaciones, pero al lado de eso, muchas mujeres vivieron de manera silenciosa violaciones en su integridad física, emocional y espiritual.

De tal manera que las relaciones entre hombres y mujeres en Colombia se transformaron a raíz del conflicto armado. No tenemos hoy las mismas relaciones entre hombres y mujeres porque hoy se ven afectadas por el impacto de la violencia y por sus consecuencias, tales como, que las mujeres asumieron tareas y roles que eran antes específicos de los hombres.

Cuando nos planteamos los retos del proceso de paz, nos preguntamos si queremos volver al pasado o queremos avanzar en esta nueva definición de roles que nos asegure sostenibilidad en la justicia, nos asegure sostenibilidad en las relaciones entre hombres y mujeres. Es una relación muy importante que tiene que ver con el camino que estamos trazando y la sostenibilidad de la paz.

En este marco, la gran pregunta que nos hacemos en el Secretariado Nacional de Pastoral Social, en la Conferencia Episcopal de Colombia es ¿qué capacidad tenemos como nación de emprender este proceso? Esto pasa por las instituciones, pero pasa por los imaginarios y las sensibilidades, por la forma como nos vemos, por la manera como nos identificamos hombres y mujeres a lo largo de este proceso.

Hemos tenido oportunidad de tener muchos espacios de escucha, acá en la CEC, con mujeres que están haciendo un aporte muy significativo, en distintos territorios del país. Y esos aportes nos han mostrado cómo hay aspectos del proceso que tienen que ver con elementos de transformación política y el país va haciendo un caminar en ese sentido, el cual tenemos que profundizar en el largo plazo.

Quisiera llamar la atención sobre los cambios que estamos viviendo en la sociedad colombiana y la urgencia de que toda la sociedad caminemos hacia un entendimiento colectivo del papel de las mujeres en este momento tan definitivo, para hacer sostenible la paz. La sostenibilidad se va a lograr en el momento que seamos capaces de incorporar de manera dinámica, todo lo que son los aportes y las aspiraciones de las mujeres.


Las mujeres reflejaron lo que es la problemática y aspiraciones de una manera distinta de los hombres. Las mujeres han tenido la capacidad de hacer una incorporación mucho más profunda y expresar de una manera más directa, las afectaciones, los sentimientos, las percepciones que hay y eso va a jugar un papel muy importante en este momento, si somos capaces de avanzar en la incorporación de más mujeres en la toma de decisiones y en lo que es la identificación del proceso que estamos abordando”.

Gracias por su tiempo