La Iglesia Colombiana construye esperanza en medio de la crisis sanitaria

La Iglesia Colombiana construye esperanza en medio de la crisis sanitaria

Ante la crisis sanitaria que vive el mundo, la Iglesia Católica colombiana desde las diversas Arquidiócesis, Diócesis y Vicariatos, trabaja en conjunto con las administraciones locales, universidades, instituciones y organizaciones sociales, para brindar asistencia humanitaria a quienes más lo necesitan en medio de la crisis humanitaria causada por el Covid-19.

Atravesamos por una situación de emergencia sanitaria que nos afecta a todas las personas, pero que es muy difícil de enfrentar para quienes no tienen trabajo, tienen un trabajo informal o independiente, tienen enfermedades previas, no tienen un techo, viven en la calle, han tenido que migrar, perdieron su trabajo por esta emergencia y para todas las personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad económica y social.

Es por ello que la Iglesia ha desarrollado acciones que ayudan a enfrentar esta situación entregando ayudas alimentarias, económicas, de hospedaje y apoyo psicosocial en diferentes zonas del país, que se logran gracias al apoyo solidario de cientos de personas en las regiones que hacen donaciones económicas, en especie y en tiempo, sirviendo como voluntarios para servir a los más vulnerables.

 

Alimentos para todos, que mitiguen el aislamiento

La ayuda más recurrente e importante es la entrega de alimentos no perecederos que puedan aportar a la nutrición de las personas y familias que más lo necesitan. Diócesis como la de Málaga-Soata, Duitama-Sogamoso, Montería, Sonsón- Rionegro, Ipiales, Zipaquirá, San José del Guaviare, Girardot, Valledupar, Yopal, Guapi, Santa Rosa de Osos, Granada, Soacha, Girardota, Sincelejo, Cartago, Santa Marta y las Arquidiócesis de Ibagué, Barranquilla, Florencia y Cartagena brindan ayuda alimentaria a las familias más necesitadas dentro de su población, habitantes de calle, vendedores ambulantes o personas de la tercera edad.

Dichos recursos son obtenidos por medio de las donaciones que realizan otras personas y familias a través de las parroquias, pero también con el apoyo de algunos empresarios y en articulación la administración local, regional y nacional, e incluso con apoyo internacional, como es el caso de la Diócesis de Ipiales.

“Las parroquias están repartiendo mercados a las familias vulnerables que ya apoyaban y consiguiendo recursos para seguirlo haciendo. Con el Banco de Alimentos por ejemplo, se consiguen a mejor precio mercados para las parroquias, se entregan ayudas de familias donantes y además, se sirve de punto de articulación para que algunos de los recursos destinados por la Alcaldía, lleguen a las comunidades más vulnerables”, asegura Padre Jaime Alberto Mancera Casas de la Arquidiócesis de Bogotá.

En la Diócesis de Sonsón-Rionegro se están entregando mercados a las familias más vulnerables, almuerzos a habitantes de calle y hospedaje a algunos adultos mayores. “Atendemos habitantes de calle, familias necesitadas, vendedores informales. Lo realizamos en las instalaciones de la Pastoral Social Diocesana y llevamos directamente a los hogares. Siempre lo hemos hecho, ahora por la contingencia se ha incrementado”, comentó el Padre Edgar Alfonso Gómez, director de Pastoral Social de la Diócesis.

“Estamos haciendo una campaña de solidaridad entre las empresas para que donen alimentos y artículos de primera necesidad. También estamos haciendo distribución de alimentos con el programa Banco Diocesano de Alimentos de la Pastoral Social. Se están entregando bonos alimenticios para que los beneficiarios puedan hacer directamente sus mercados”, afirmó el Padre Harold Tejada Córdoba, de la Diócesis de Santa Marta.

 

Hospedaje para quienes no tienen techo

La Diócesis de Sonsón-Rionegro e Ipiales, además de las Arquidiócesis de Barranquilla e Ibagué, son las jurisdicciones eclesiásticas que hasta el momento están brindando hospedaje a personas en situación de calle.

“Desde el Hogar de Paso para el habitante de calle en esta emergencia, se cambió la modalidad de hogar de paso a internado por esta cuarentena. De manera que se acogen 70 hermanos de la calle con hospedaje y alimentación, con el fin de prevenir en ellos el contagio y de ayudar a los adultos mayores de la calle. Ya llevan 15 días internos”, afirma el Padre José Alberto Arciniega, de la Arquidiócesis de Ibagué.

 

Acompañar y construir esperanza

Aunque la cuarenta es una medida necesaria para disminuir el riesgo de contagio del virus Covid-19, también trae efectos negativos como la depresión, la ansiedad y el aumento de violencia en los lugares de aislamiento, es por ello que desde varias jurisdicciones eclesiásticas se está brindando apoyo en este aspecto.

Las Diócesis de Málaga- Soatá, Montería, Sonsón-Rionegro, Valledupar, Yopal, Guapi, Santa Rosa de Osos, Montelíbano y las Arquidiócesis de Barranquilla, Florencia y Cartagena brindan a la población acompañamiento y apoyo psicosocial en estos momentos de crisis.

“Los Comités Parroquiales de Pastoral Social están visionando acompañamiento a las familias más vulnerables, de escasos recursos. Se realiza en las parroquias que pueden prestar este servicio y se realiza desde el inicio de la emergencia. El equipo ha estado acompañando sicosocialmente por medios virtuales a las comunidades que fueron atendidas desde este proyecto y desde los sacerdotes se buscan hacer acompañamiento a las comunidades” comentó el Pbro. Bernardo Gallego Noreña de la Diócesis de Santa Rosa de Osos.

 

Auxilio económico para los más vulnerables

Otra de las ayudas que está brindando las Diócesis de Santa Marta, Yopal, Valledupar, Girardot, Ipiales y las Arquidiócesis de Bogotá y Florencia son las ayudas económicas.

“Hemos caracterizado a la población, construimos una base de datos y hemos hecho seguimiento de las situaciones más críticas. La ayuda va dirigida a personas adultas mayores de edad, niños y jóvenes de escasos recursos, también a familias pobres en situación vulnerable. La acción la está ejecutando el sacerdote de la región con el apoyo de presidentes de juntas y líderes sociales”, aseguró el Padre Luis Alberto Camacho, de la Diócesis de Yopal.

 

Servir a todas las personas, según su necesidad

Además de las ayudas mencionadas anteriormente, cada jurisdicción está llevando diversas actividades para responder a las necesidades puntuales de las jurisdicciones.

La Diócesis de Valledupar ofrece acceso a agua y saneamiento, la Diócesis de Montelíbano acompañamiento jurídico y psicosocial a víctimas de violencia de género y fortalecimiento de capacidades jóvenes tanto de la zona rural como urbana, entre otras.

 

Una campaña nacional, para construir esperanza.

Por su parte, el Secretariado Nacional de Pastoral Social / Cáritas Colombiana continúa con la campaña Comunicación Cristiana de Bienes, la cual está orientada a ayudar a las Jurisdicciones Eclesiásticas a enfrentar la emergencia sanitaria, consiguiendo recursos para ofrecer alimentos, auxilios económicos, de hospedaje, y apoyo psicosocial a las familias que más lo necesitan.

Es tiempo de ayudar, Quienes deseen ser parte de la campaña y brindar una mano amiga en este tiempo de crisis, pueden realizar sus donaciones a la cuenta corriente del Banco de Bogotá N° 08133959-0 a nombre del Secretariado Nacional de Pastoral Social.

#ConstruimosEsperanza

 

 

Gracias por su tiempo