‘La Gran Alianza’, incidencia de las comunidades que se convierte en un corredor vial

‘La Gran Alianza’, incidencia de las comunidades que se convierte en un corredor vial

‘La Gran Alianza’ es uno de los corredores estratégicos en el marco de la implementación del Plan de Desarrollo con Enfoque Territorial PDET del Catatumbo, subregión del departamento de Norte de Santander, y es fruto de un largo proceso de incidencia y trabajo de representantes de las comunidades, de  diferentes sectores sociales y de Iglesia  que han logrado visibilizar la necesidad estratégica de esta vía en la región y conseguir que el Estado y la cooperación internacional, decidan su inversión allí.

La vía tiene una longitud de 113 km, comienza en la vereda Caldasia (Sardinata), continúa hasta el Higuerón, donde se divide la vía para La Victoria. Después, avanza hacia los corregimientos de El Carmen, Las Mercedes y Luis Vero (Sardinata), Pacelli (Tibú), Orú (El Tarra), y las veredas Versalles, La Angalia y Puerto Palmas (Tibú), estas últimas dos veredas tienen acceso al río Catatumbo, principal afluente de la región.

El mal estado del corredor vial que comunica a las comunidades rurales de Tibú y Sardinata dificulta no solo la consolidación de economías de paz en esta zona del Catatumbo, sino la posibilidad de transportarse hacia las cabeceras municipales y entre los diferentes territorios.

El punto más crítico se encuentra en el sector Los Patos, que divide los corregimientos de Luis Vero y Pacelli. Antes había un puente que fue arrasado por una ola invernal. Ahora, para cruzar este punto en vehículo, debe hacerse “por entre el río”; pero en época de lluvias, las crecientes del río las deja incomunicadas. Adicional a esto, el corredor se ha visto afectado por el alto flujo de tráfico pesado que transporta el carbón de las minas que se encuentran principalmente entre los corregimientos de Las Mercedes y Luis Vero.

El mejoramiento de la vía es esencial para facilitar la instalación de economías de paz, el acceso a los servicios y la garantía de derechos esenciales como la salud y la educación. No es posible asegurar transformaciones estructurales y sostenibles si las comunidades del Catatumbo siguen aisladas de las oportunidades económicas y sociales.

Por ello, las comunidades de este territorio, con el acompañamiento de la Pastoral Social de las Diócesis de Tibú y Cúcuta, desarrollaron una estrategia de incidencia para el mejoramiento de la vía Sardinata – Orú – Versalles – Puerto Palmas. Esta iniciativa de incidencia, que fue llamada ‘La Gran Alianza’, heredó su nombre al corredor vial.

En palabras de Monseñor Omar Sánchez, obispo de Tibú, la carretera es una excusa para aliarse y trabajar unidos por la transformación del territorio. ‘La Gran Alianza’ es una construcción de relaciones donde todos aporten: instituciones del Estado, empresa privada, organismos de cooperación y las comunidades.

¿Cuál es el camino recorrido?

Este esfuerzo comenzó cuando las comunidades construyeron sus Planes de Desarrollo Comunitarios, en los que plasmaron sus visiones de futuro. Allí todas  indicaban que la falta de vías es “una traba” para promover las demás dimensiones del desarrollo. Por eso, las juntas de acción comunal comenzaron a trabajar unidas para incidir de forma conjunta para mejorar la infraestructura vial de la región.

El primer resultado fue una agenda micro-regional en la que las comunidades priorizaron iniciativas en temas claves como la conectividad regional, el desarrollo productivo, salud, educación, medio ambiente y convivencia pacífica.

Posterior a ello, con el apoyo de las Diócesis de Tibú y de Cúcuta se construyó una ruta de incidencia donde se convocaron actores estratégicos para la presentación de una propuesta que reactive este corredor y aúne esfuerzos para el mantenimiento y mejoramiento de la vía. Allí confluyeron instituciones como la Gobernación de Norte de Santander, las alcaldías de Tibú y Sardinata, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, PNUD, Colombia Transforma, el Ejército Nacional, la Agencia de Renovación del Territorio, las Diócesis de Tibú y Cúcuta, y las Juntas de Acción Comunal de este corredor. En este escenario surgió “La Gran Alianza”, como la suma de voluntades y el compromiso de aportar al mejoramiento de la vía.

En el corredor vial, que ha sido priorizado en el PDET Catatumbo como uno de los corredores estratégicos de la región, junto con la vía Astilleros – Tibú – La Mata y el Anillo Vial de la Paz, se ha logrado hasta el momento la intervención de puntos críticos, la construcción de dos Box Culvert entre Las Mercedes y Luis Vero; y la construcción de un puerto fluvial en la vereda La Angalia.

Ahora la Gran Alianza es noticia nacional, ya que el pasado 29 de enero el gobierno nacional oficializó la inversión de 34.7 millones de dólares para vías de la región, de los cuales 14  millones serán para el mejoramiento del corredor vial “La Gran Alianza”.

La estrategia de incidencia comunitaria no se quedará allí, las comunidades siguen trabajando por transformar el territorio y afianzar las relaciones estratégicas que contribuyan a la consolidación de unas economías sostenibles y de iniciativas referentes para la conservación del medio ambiente.

¡La Gran Alianza somos todos!

Gracias por su tiempo