El tejido como expresión del diálogo social


El tejido como expresión del diálogo social


26/10/2021


El pasado martes 19 de octubre en la Conferencia Episcopal de Colombia se realizó el evento, Hilando el diálogo un espacio organizado por el proyecto, Estrategia de diálogo social del SNPS-CC, en el que se intercambiaron saberes alrededor del tejido. Allí, participaron Alma Quiñonez, desde la Red amplia la colcha de Cali y Marina Salazar desde El Costurero de Suba en Bogotá. También, participaron jóvenes de la Primera Línea de Patio Bonito, una representante del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) y miembros de la Arquidiócesis de Bogotá.

En el espacio se hicieron distintas reflexiones sobre el tejido como una expresión que permite transformar realidades y generar mecanismos de liberación emocional. Con el tejido, las comunidades aprenden a unir esfuerzos en pro de una misma meta y a reconocer la esencia en sí mismos y en los otros.

Durante la exposición de experiencias, Alma Quiñonez señaló, “no se trata solo de coser retazos, se trata de coser historias, vivencias. Se trata de remendar corazones, se trata de sacar el mejor color que tiene cada ser humano, de cambiarle ese color negro, esa tristeza y ponerle ese color de alegría, esa vida. Queremos que la gente saque lo mejor de sí y lo plasme en cada acto, en cada retazo, en cada color que escoja porque eso lo que lo va a representar”.

Tanto en Cali como en Bogotá, se ha hecho un arduo esfuerzo para mostrar los procesos de reconstrucción del tejido social por medio de la costura. Con las experiencias socializadas en el evento, se ha demostrado que, durante el ejercicio de unir puntos, hacer nudos y cortar telas, se desarrolla un espacio de encuentro y diálogo con las memorias y emociones individuales y colectivas. 

“Cuando se hacen estos ejercicios de coser, salen a flote unos sentimientos que están guardados, cuando nosotros estamos cosiendo es como si estuviéramos escribiendo un libro, no tenemos lápiz ni papel, tenemos hilo de color para escribir nuestras historias. Para nosotros es una terapia, es una sensibilización con las personas”, afirmó Marina Salazar.

En Hilando el diálogo, se realizó una cocha de retazos que unió los esfuerzos de los distintos participantes; este evento permitió comprender la importancia de expresiones artísticas como el tejido, ya que, es un lugar de encuentro intergeneracional, y una forma de generar intercambios de ideas para la construcción de paz.

Gracias por su tiempo