Campaña para construir nueva sede del Banco Diocesano de Alimentos en Neiva

Campaña para construir nueva sede del Banco Diocesano de Alimentos en Neiva

El Banco Diocesano de Alimentos de la Pastoral Social de Neiva ha sido una de las acciones más fuertes que ha liderado esta jurisdicción eclesiástica en estos tiempos tan difíciles para el país. Atendiendo el llamado de las familias más vulnerables de esta región, la Pastoral Social inició la campaña “La marcha del cemento”, una estrategia con la que se busca recibir 2.500 bultos de cemento para la construcción de una sede propia de este lugar.

“En donde nos encontramos ubicados actualmente es una bodega arrendada, la ubicación no nos permite ampliar programas para tener una mejor atención, por eso es importante la nueva sede del Banco de Alimentos. Además, es necesario porque cuando recibimos donaciones en grandes cantidades de empresas como Postobón, Bavaria u otros Bancos de Alimentos, la capacidad de almacenamiento es mínima; la actual bodega en época de invierno se inunda y presenta efectos de pérdida de productos, los cuales se deben dar de baja”, asegura el padre Fernando Emilio Álvarez Muñoz, director de la Pastoral Social.

En lo que va del 2020 se han entregado 296.156 kilos de alimentos a 17.314 personas, pero la idea es poder brindar mayor atención con esta nueva sede. Para lograr este sueño, solo basta con que personas y empresas aporten a esta causa, así se logrará llegar a un número más amplio de comunidades necesitadas y se podrán ampliar también los programas que actualmente desarrolla la Diócesis.

La bodega lleva construida un 40% (estructura de concreto, redes, cubierta). Hacen falta los pisos, la parte eléctrica, pañetes, enchapes, acabados, equipos especiales (lavamanos, rejillas, equipos de canales de desinfección, equipos para conservación de cadena de frío), entre otros.

“Invitamos a toda Colombia y al departamento del Huila a que aporten un granito de arena para la construcción y ampliación de uno de los lugares más conocidos por servir a todo aquel que lo necesite”, comenta el padre Fernando Álvarez.

Hay dos maneras de realizar sus aportes, la primera es donando uno o más bultos de cemento en la calle 23 sur No 5-101 zona industrial en Neiva y la otra es realizando su donación a la cuenta de ahorros No 941000003-06 de Bancolombia.

Como una exaltación a la importante y admirada labor del Banco de Alimentos, el Consejo de Neiva hizo un reconocimiento a esta jurisdicción eclesiástica entregando una placa. “Para la Iglesia católica esto significa haber realizado una labor social generosa y desinteresada, dirigida principalmente hacia las clases más humildes y necesitadas de la sociedad. El Banco Diocesano de Alimentos es la intermediación entre la abundancia y la escasez. Somos un puente entre las empresas y las familias más necesitadas que buscan nuestro apoyo”, afirmó el director de la Pastoral Social.

Gracias por su tiempo