APOSTOLADO DEL MAR Y RÍOS RATIFICÓ SU COMPROMISO CON LA GENTE DE ZONAS MARÍTIMAS Y RIBEREÑAS DE COLOMBIA


APOSTOLADO DEL MAR Y RÍOS RATIFICÓ SU COMPROMISO CON LA GENTE DE ZONAS MARÍTIMAS Y RIBEREÑAS DE COLOMBIA


Agosto 2 de 2022


Al cierre del IV Encuentro Nacional del Apostolado del Mar y Ríos con el lema Naveguemos Juntos, culminado el 29 de julio en Cartagena, obispos, sacerdotes, seminaristas, académicos y representantes de organizaciones de pescadores partícipes de la jornada, ratificaron su compromiso de continuar trabajando en favor de la gente de mar, pescadores y familias de los litorales marítimos y ribereños, fortaleciendo la misión pastoral con la Stella Maris y la articulación de esfuerzos institucionales e intersectoriales.

La introducción integral del Apostolado del Mar dentro del plan pastoral, la estructuración transversal de una pastoral social que promueva el encuentro y una escuela al servicio de pescadores de mares y ríos, la formación virtual de laicos y líderes sociales, así como la instauración del día del pescador y del agua con intercambio de experiencias, corresponden a algunas de las apuestas que dejó este ejercicio de reflexión y construcción colectiva realizado en las instalaciones del Centro de Espiritualidad Madre Bernarda del Colegio Biffi en Cartagena, informó Monseñor Julio Hernando García, Coordinador Nacional del Apostolado del Mar y Ríos y Obispo de la Diócesis de Garagoa (Boyacá).

“Después de un encerramiento derivado de la pandemia y una situación que nos ha llevado a mirar la vida de otra manera, el volver a ponernos al frente de la realidad y el mundo para entrar en la búsqueda de una relación armónica con la casa común, representa uno de los grandes frutos del encuentro”, expresó Monseñor Jaime Uriel Sanabria Arias, Obispo del Vicariato Apostólico de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

“Cuando los pescadores tienen un apoyo de esta índole se sienten amparados, pues es un gremio de campesinos abandonados por el Estado y con estos encuentros se pueden gestionar mecanismos que nos permitan salir adelante”, dijo Manuel Peña Martínez, representante legal de la Asociación Municipal de Usuarios Campesinos de San Estanislao de Kotska- AMUCASEK (Bolívar).

La formación de seminaristas sobre la realidad que viven las personas que se movilizan a través de mares y ríos, será uno de los desafíos de las jurisdicciones de Istmina-Tadó, Tumaco, Barranquilla, Cartagena, Magangué, Santa Marta, y San Andrés y Providencia, reveló Lady Ruiz, representante del Apostolado del Mar y Ríos de la Diócesis de Garagoa (Boyacá).

“Encontramos que el espacio es particularmente especial porque la academia no tiene sentido si no se vierte al servicio de las comunidades, las ciudadanía y la sociedad; poder hacerlo es solamente posible si nos encontramos todos y si la academia escucha no solamente a sus comunidades marítimas y ribereñas, sino a los empresarios, industriales, instituciones, académicos y las regiones, para poder estudiar y producir conocimiento”, manifestó Marly Mardini Llamas, Directora del Observatorio de Actividades Marítimas y Portuarias de la Universidad de Cartagena.

Por su parte, el Capitán Víctor Hurtado, Gerente del Terminal Portuario COMPAS-Cartagena, expresó que para ellos “los principios, valores y la espiritualidad son verdaderamente valiosos, creemos que las personas que nos traen las cargas, sobre las cuales nosotros producimos nuestros resultados deben ser soportadas por alguien como lo viene haciendo la organización Stella Maris”.

Desde las Diócesis de Riohacha, Santa Marta, Barranquilla, Cartagena, San Andrés, Magangué, Istmina-Tadó y Tumaco, se consensuó sobre la necesidad de realizar una caracterización social con el fin de identificar las parroquias pesqueras, aledañas a los puertos ribereños y marítimos, y así en el mediano plazo, brindar capacitación a los sacerdotes para que puedan ejercer una pastoral del mar y ríos con sus pescadores, familias y marineros.

La apertura de casas del pescador como espacios de evangelización y de acompañamiento social y el impulso de la economía pesquera a través de los proyectos sociales de la Diócesis de Riohacha, Santa Marta, Barranquilla, Tumaco e Istmina-Tadó es otro de los compromisos del encuentro.

Por su parte, las Diócesis de Magangué y Sincelejo anunciaron el lanzamiento de la pastoral de las aguas en cabeza de Monseñor Ariel Lascarro Tapia, Obispo de la Diócesis de Magangué.

La caracterización de las organizaciones de pescadores, así como la identificación de la zona pesquera y de las ciénagas del canal del Dique, en articulación con Pastoral Social, la Armada Nacional, pescadores artesanales, caseteros y asociaciones de mujeres son los compromisos de la Diócesis de Barranquilla.

La Diócesis de Istmina-Tadó por su parte, se comprometió a incluir la champa misionera en la Cátedra sobre la Pastoral del Mar y de los Ríos, con una proyección a treinta y cinco (35) años. También hizo un llamado a la Conferencia Episcopal Colombiana para que les preste asesoría y formación a los pescadores llamados a embarcar en la champa misionera, como parte del proceso formativo de los futuros sacerdotes.

La Diócesis de Tumaco promoverá la formación virtual de un grupo de sacerdotes y laicos que se interesen en el tema del apostolado del mar y ríos, así como la conformación de un equipo de trabajo dedicado al análisis y estudio de esta realidad marítima.

En esta oportunidad la Diócesis de San Andrés y Providencia anunció visitas a pescadores artesanales y al sector de acuicultores en lo que resta del año, hasta el 2023 y a propiciar un ejercicio de escucha permanente de esta realidad social a través de visitas a los lugares de siembra de los peces, casas y familias de pescadores.

Con estos compromisos cerró el IV Encuentro Nacional del Apostolado del Mar y Ríos, como fruto de un espacio de reflexión y de diálogo participativo que incluyó actividades espirituales, académicas, culturales, una rueda de prensa, la visita al Puerto COMPAS de Cartagena y el intercambio de experiencias y disertaciones en las que participaron obispos, sacerdotes, seminaristas y equipos de la Conferencia Episcopal Colombiana a través de la Pastoral de Migrantes, el Secretariado Nacional de Pastoral Social, Diócesis de las jurisdicciones de Garagoa, Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, San Andrés, Sincelejo, Buenaventura, Montería, Istmina-Atadó, Tumaco; académicos de la Universidad de Cartagena y la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, directivos y equipos de la Corporación Desarrollo y Paz, representantes de organizaciones sociales y pesqueras como el Grupo de Voluntarios de Visitadores de Barcos en Cartagena, la Granja Lismar, la Asociación de Mujeres para el Desarrollo Integral de Puerto Badel-AMUDIC, la Asociación Municipal de Usuarios Campesinos de San Estanislao de Kotska- AMUCASEK y la Corporación Artística y Cultural- Carreto.

Gracias por su tiempo