La misionariedad Panamazónica en la óptica de la ecología integral

La misionariedad Panamazónica en la óptica de la ecología integral

Tabatinga – Brasil, 24 de abril de 2018. Con la prontitud de María, acogimos la invitación de la CLAR y la REPAM, para participar del Encuentro de Congregaciones Religiosas con Proyectos en Perspectiva Panamazónica, en el que reflexionamos sobre “La misionariedad Panamazónica en la óptica de la ecología integral”. Somos noventa participantes de treinta congregaciones, religiosas, religiosos, laicos, laicas y padres diocesanos de los países de la Panamazonia, en Tabatinga (Brasil), región transfronteriza, de 20 a 24 de abril del 2018.

Desde una mirada amorosa, cuidadosa y esperanzadora, hemos compartido la diversidad social, cultural, espiritual y ambiental, nacida de la sabiduría de los pueblos originarios con los que compartimos nuestra vida y misión, que nace de una actitud de encuentro que va transformando nuestra vida y la de nuestras instituciones para dejar aparecer los nuevos caminos para la Iglesia y la ecología integral a los que nuestro Sínodo Panamazónico nos invita y que surgirán en la medida en que se dé un proceso de escucha.

 En un escenario constantemente amenazado por un capitalismo que mata, la Vida Religiosa es llamada a ser señal de esperanza para una Iglesia con rostro amazónico e indígena, inspirada en la Laudato Sí y el Evangelio de la Creación, saliendo de fórmulas preestablecidas y abriéndose a los signos de vida que encontramos en una región donde Dios está presente en todas las realidades.

Somos llamados a entrar en una dinámica constante de conversión profunda, que nos lleve a corazonarnos con la Amazonia y sus pueblos, a atravesar las fronteras geográficas, simbólicas, culturales, personales y congregacionales. Intensificar nuestra dimensión itinerante, que nos ponga en camino para ser una Iglesia en salida y misionera, que nos lleve a hacernos presentes en los lugares donde la vida está más amenazada, en las periferias, con una actitud de escucha, convivencia demorada, cuidado y compartir, acogiendo los diferentes modos de vida y compartiendo experiencias que ayudan en el mutuo crecimiento.

Nunca olvidemos que cuanto más difícil es el tiempo y las circunstancias en que vivimos, más fuerte tiene que ser nuestra esperanza. Por eso, nos solidarizamos con un mensaje a las hermanas de Notre Dame de Namur y al Padre José Amaro Lopes Sousa, preso como consecuencia de su lucha en la defensa de la Amazonia y sus pueblos en la región brasileña del Xingú, víctima de un complot de los poderes políticos y económicos, situación sufrida por muchos líderes en la región amazónica.

Conocer la vida de algunas comunidades de Brasil, Colombia y Perú, donde hicimos una misión durante el encuentro, nos ayudó a descubrir la resistencia en medio de las dificultades y como el pueblo alimenta su fe y esperanza, fortalecidas por una destacada presencia de niños y jóvenes. Conocer el modo de celebrar de los pueblos de la región, basada en el encuentro festivo y el compartir, es un ejemplo que puede ayudar a la vida religiosa en la Panamazonia a entrar en la dinámica de los moradores de la región, como algunas congregaciones, en su compartir sobre los proyectos con perspectiva Panamazónica, muestran que van consiguiendo, esperando un mayor apoyo de los Superiores Mayores de las Congregaciones.

Como Vida Religiosa en la Panamazonia nos comprometemos a: releer nuestros carismas desde la Laudato Si, buscando nuevas relaciones y encuentros desde una espiritualidad inculturada; reorganizarnos para recuperar el sentido vocacional y misionero, fortaleciendo nuestras raíces; trabajar con instituciones y organismos que defiendan la vida y los derechos de los pueblos y de la tierra; itinerar hacia las periferias, transcendiendo las diferentes fronteras; configurar una identidad con rostro amazónico desde una ética del cuidado que genera hospitalidad, unidad en la diversidad y comunión; mirar y escuchar con profecía, en un compromiso con la justicia, la paz y la integridad de la Creación; rescatar lo sagrado y las cosmovisiones locales para celebrar la vida en conexión con las culturas amazónicas y el Creador; promover la ecología integral con una educación y espiritualidad ecológica que provoque incidencia política; hacer realidad una nueva eclesialidad Panamazónica.

Que la Vida Religiosa de la Panamazonia haga suyas las palabras del Papa Francisco, con quien nos sentimos profundamente unidos, a los pueblos indígenas en Puerto Maldonado: “ayudad a vuestros misioneros y misioneras a hacerse uno sólo con vosotros y así, dialogando con todos, podréis plasmar una Iglesia con rostro amazónico y una Iglesia con rostro indígena”.

 

Fuente: REPAM Global 

 (Fotos: cortesía de Luis Miguel Mondino)

Gracias por su tiempo