“Que seamos capaces de legitimar a nuestros líderes y lideresas”: Mons. Henao en el Día Universal de los Derechos Humanos

“Que seamos capaces de legitimar a nuestros líderes y lideresas”: Mons. Henao en el Día Universal de los Derechos Humanos

‘Defender a los defensores’, fue el lema del evento en el que se dieron cita varias organizaciones del Estado y de la sociedad civil, así como líderes y lideresas del país, con el objetivo de analizar el rol que cumplen los defensores de derechos humanos y desarrollar acciones interinstitucionales que permitan garantizar la integridad, vida y el ejercicio de su labor.

De este evento participó monseñor Héctor Fabio Henao, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social / Cáritas Colombiana. Durante su intervención en el conversatorio ‘Líderes sociales: una construcción en sociedad’, habló sobre la estigmatización estructural y colectiva que existe hacia los grupos indígenas, comunidades afrodescendientes y, en general, hacia los líderes y lideresas sociales.

“La solución debe ser estructural también, pasa por el tema de la educación, el tema de la sensibilización y  que seamos capaces de legitimar a nuestros líderes y lideresas. Uno de los trabajos que hacemos en el Secretariado Nacional de Pastoral Social junto con la Defensoría del Pueblo y organismos internacionales,  es acompañar  a los líderes, estar con ellos para mostrarle a la sociedad que vale la pena apoyarlos y que no hay que tenerles miedo, y eso es precisamente un tema de educación”, aseguró monseñor Henao.

Los imaginarios que la población ha creado en torno a este tema, también ha sido causal de que descalifiquen y quiten posibilidades a las labores de todas las personas que trabajan como defensores de derechos humanos, razón por la que el director del SNPS/CC invitó a la sociedad en general a trabajar fuertemente para que desaparezcan esos estereotipos y haya un reconocimiento efectivo del valor que tienen las y los líderes.

Haciendo referencia a lo anteriormente mencionado, monseñor Henao aseguró que, “en Pastoral Social hemos hecho el ejercicio de exaltarles su labor. Yo recuerdo con particular gratitud lo que se hizo con los líderes de comunidades víctimas del desplazamiento forzado; en muchas partes del país se les estigmatizó diciendo que ellos eran culpables de su propia tragedia, que algo habían hecho… había un ambiente de desconfianza hacia ellos. Nos trazamos una tarea a través de una campaña muy cercana a la gente, de diálogo con las comunidades y de invitarlos a que se sentaran a escucharse y a verse los rostros”.

La Iglesia Católica, así como otras comunidades de fe, estamos invitadas a ser capaces de transformar. En una sociedad como la nuestra es importante hablar desde cualquier expresión de fe porque, como afirma monseñor Henao, sin una dimensión de fondo como la espiritual, la reconciliación es muy difícil de lograrse, ya que esta nace de una dimensión especial   que debe tener una fuerza que la mueva. Este es un esfuerzo valioso porque la reconciliación es capaz de quitar la estigmatización y ese carácter de odio al recuerdo, además, es capaz de reconstruir el reconocimiento de los valores que aporta cada persona a una sociedad.

“Jesús fue un líder en el sentido pleno de la palabra, fue un líder social y espiritual, fue un líder con muchas dimensiones… pero sufrió la estigmatización. Si se lee con calma la Biblia, nos damos cuenta que la estigmatización es un elemento que atraviesa muy fuertemente su vida y lo que fue el cuestionamiento (que él hizo) frente al poder. A él le costó muchísimo que lo entendieran y pudiera llevar a profundidad su mensaje transformador, de no violencia, de amor, capaz de tocar las profundidades del corazón de cada persona”

Para finalizar, monseñor Henao envió un mensaje a los nuevos gobernantes: “Nosotros podemos animar, apoyar y acompañar, pero mi mensaje a los nuevos gobernantes es que de entrada sean ellos capaces de sintonizarse con su comunidad y su pueblo, con la aspiraciones y necesidades de los jóvenes, mujeres y de toda la gente, que sean capaces de ir de la manos con los líderes de las comunidades y avanzar”.

Gracias por su tiempo