“La corrupción sacrifica a los más pobres”: Arzobispo de Popayán

“La corrupción sacrifica a los más pobres”: Arzobispo de Popayán

Ante los hechos de violencia que siguen aquejando la región del Cauca, el arzobispo de Popayán, monseñor Luis José Rueda Aparicio, expresó su voz de denuncia y rechazo por las continuas amenazas y asesinatos de indígenas, afrodescendientes, campesinos y líderes sociales.

"De estos homicidios son responsables quienes usan las armas contra el indefenso, quienes planean los crímenes, pero aún más quienes pagan para asesinar y se lavan las manos con hipocresía (…) En nombre de la misericordia de Dios Padre les pedimos a quienes están amenazando, desplazando y asesinando personas, paren el exterminio, respeten la vida humana, no sean protagonistas de la anticultura de muerte".

En un mensaje, emitido a la opinión pública, el arzobispo advirtió cómo el narcotráfico está exponiendo a las familias caucanas a convertirse en esclavas "de una economía de muerte", así como al riesgo que están teniendo hoy los jóvenes y los niños por el consumo de drogas.

"Rechazamos el uso del glifosato para la erradicación de los cultivos de uso ilícito, porque sabemos que es una intervención con daño a la casa común, y es una comprobada amenaza para la salud de los seres humanos", replicó.

También se refirió al tema de la corrupción a nivel político y económico, señalando que este flagelo está sacrificando a los más pobres. "Quien desea gobernar desea algo muy bueno, pero gobernar es ante todo servir al desarrollo integral de las personas y de los pueblos. El voto es un ejercicio consciente por el bien común.  Ser ciudadano exige acoger con respeto al que piensa distinto y ejercer la política sin corromperse como votante. Quien no se corrompe es servidor de la vida humana".

Recordando que la paz de los pueblos es una misión y beneficio para todos, hizo un llamado a los actuales gobernantes y a quienes se han postulado para los próximos comicios electorales, a no polarizar a las comunidades pues “no todo es válido con tal de ganar las elecciones”. Recordó que en una democracia “unos gobiernan y otros hacen oposición con argumentos y propuestas, sin odio, sin violencia”. Hizo un llamado vehemente a los líderes políticos para que “estén dispuestos a trabajar honradamente por el bien común, el desarrollo integral, el diálogo y la paz”.

Finalmente, animó a todos los hombres y mujeres a examinar la responsabilidad que cada uno tiene dentro de la sociedad, “para asumir como propia esta crisis anti vida” (…) “Es necesario que la solidaridad supere a la indiferencia. La salida de esta crisis de humanidad requiere que todos aporten su sabiduría, su espiritualidad, sus experiencias, su ternura y su liderazgo”.

 

Sin defender la vida humana no habrá paz en el Cauca

Gracias por su tiempo