El Secretariado Nacional Pastoral Social / Cáritas Colombiana acoge con amor a los migrantes y refugiados

El Secretariado Nacional Pastoral Social / Cáritas Colombiana acoge con amor a los migrantes y refugiados

23/09/2020 La Iglesia católica a través del Secretariado Nacional Pastoral Social / Cáritas Colombiana, brinda apoyo y acogida a las personas migrantes. Desde el lunes 21 de septiembre de 2020 a nivel mundial se celebra la 106 Jornada del Migrante y el Refugiado, iniciativa que resalta la labor de organizaciones en pro de la población caminante.

Uno de los proyectos que se ejecuta desde abril de 2020 y que irá hasta marzo de 2021 es ‘Respuesta Multisectorial a la Crisis Humanitaria de los Migrantes de Venezuela en Colombia 2020-2021’ que tiene por objetivo aliviar el sufrimiento y preservar la dignidad humana de los migrantes venezolanos vulnerables en Colombia.

“Este proyecto consiste en brindar atención a migrantes de paso en albergue, protección, salud y transporte nacional, esto con el fin de aliviar un poco su tránsito a su lugar de destino”, explica Luisa Fernanda López Campos, especialista de proyecto.

Se implementa en Arauca, Cali e Ipiales, ciudades en las que se brinda a los migrantes albergues, asesorías socio-jurídicas, acompañamiento psicosocial, referenciación y apoyo en transporte interno en salud, y apoyo en transporte nacional.

“Las principales dificultades que se identifican para los migrantes es el desconocimiento de sus derechos como personas y como migrantes, situación que los ha llevado a que les vulnere su humanidad, sumado a esto está el desconocimiento y temor a regularizarse en Colombia, realizar este proceso les ayudaría a tener acceso a salud subsidiada que brinda el Estado, así como la posibilidad de acceder a un trabajo digno”, enfatiza la especialista del proyecto.

Hasta el momento se han atendido a 663 personas en los albergues de paso, se les ha brindado acompañamiento psicosocial a 284 y se han realizado 563 remisiones en salud. Muchos de estos beneficiados llegan al proyecto referidos por los párrocos de los barrios en los que habitan.

“Las personas más vulnerables en este caso, los migrantes, buscan lugares que, por sus mismas creencias sienten que pueden ayudarlos, entonces se comunican con el párroco del barrio quien hace el enlace con la Pastoral Social para brindar respuesta a la población migrante, población que obtiene pocas respuestas de los entes territoriales. La Iglesia católica siempre ha buscado ayudar al más necesitado”, asegura Luisa Fernanda López Campos.

La especialista explica que, el fenómeno migratorio venezolano después de cinco años, no es algo transitorio, por lo que los desafíos se centran en responder a la estabilización socioeconómica de los migrantes, quienes manifiestan que no desean depender de organizaciones para sobrellevar su situación, lo que quieren es hacerse cargo ellos mismo de sus ingresos económicos para cubrir sus propias necesidades. Otro de los principales retos es trabajar para que la xenofobia disminuya, porque los rechazos y señalamientos siguen en aumento.

“Este tipo de proyectos de emergencia en tiempos de pandemia son recibidos con agradecimiento, su vulnerabilidad se agudiza y brindarles respuestas rápidas alivian sus necesidades físicas y emocional”, asegura la especialista López.

Gracias por su tiempo