“Creo que es fundamental valorarse como seres humanos, invitar a las mujeres a sentirse dignas y a trabajar por el rescate de nuestra dignidad en los diferentes espacios”, Maria Elvia Benavides


“Creo que es fundamental valorarse como seres humanos, invitar a las mujeres a sentirse dignas y a trabajar por el rescate de nuestra dignidad en los diferentes espacios”,

Maria Elvia Benavides


17/03/2021


Maria Elvia Benavides y Carolina Pomares, participaron el pasado 10 de marzo en el conversatorio sobre el rol de las mujeres en la construcción de paz. Compartiendo sus experiencias como lideresas sociales en protección a población afectada por minas antipersona y apoyo a víctimas de violencia de género en sus territorios.   

María Elvia Benavides, vive en el Decio, Samaniego –Nariño, hace parte de la asociación de víctimas de Mina Antipersonal ASOV-ABADES. Es promotora de apoyo entre pares y multiplicadora de Educación en Riesgo de Minas. Por otro lado, Carolina Pomares es lideresa comunitaria de origen sanandresano, vivió en Venezuela durante 7 años y a partir de su retorno a Colombia coordina la Corporación Policarpa, organización que promueve la sororidad entre las mujeres y la autogestión comunitaria.

La lideresa Elvia Benavides empezó a trabajar con la protección de victimas por mina antipersonal porque tuvo familiares, vecinos, y amigos que sufrieron afectaciones por las minas en su territorio. “Es allí donde nace en mí el interés de ayudar a la paz, empiezo a capacitarme con talleres que brinda la Pastoral Social, en temas como liderazgo y en educación para el riesgo de minas”, afirmó la defensora de DDHH.

A su vez, durante el conversatorio compartió que, al hacer parte de la Asociación de sobrevivientes de minas antipersona, realizaron un proceso de certificación con SENA en educación en el riesgo de minas a nivel avanzado. Esto les permitió que la organización estuviera autorizada para formar a más personas y lograran llegar a distintas zonas del departamento.

“Lo que hacemos específicamente como organización es capacitar a las personas para evitar que sean víctimas de estos artefactos. A las personas que tienen afectaciones de salud física, psicológica, o problemas jurídicos, los ayudamos por medio del contacto con personas expertas que los pueden orientar; esto nos ha dado muy buenos resultados, nos ha dejado la gran satisfacción de poder ayudar a muchas personas”, manifestó Elvia Benavides.

Al mismo tiempo, la lideresa planteó que uno de los principales miedos es que en el territorio todavía hay presencia de actores armados, es un reto trabajar en medio del conflicto sin que afecte la seguridad de quienes integran la Asociación. Consideró que es complejo llegar a sectores apartados con el mensaje de prevención, para eso se necesitan medios institucionales.

“Creo que es fundamental valorarse como seres humanos, invitar a las mujeres a sentirse dignas y a trabajar por el rescate de nuestra dignidad en los diferentes espacios, sobre todo, donde ha sido más atropellada y donde han sido más vulnerables nuestros derechos” concluyó la lideresa comunitaria.

Por otro lado, Carolina Pomares compartió que ella empiezo a trabajar en temas de paz porque fue víctima de violencia intrafamiliar y a partir de este suceso se fortaleció como líder para poder ayudar a capacitar a mujeres vulnerables, promoviendo sororidad, apoyo y protección.

Consideró que su labor la hace para que más mujeres no pasen por su misma situación y se valoren por lo que son. Manifestó su preocupación por el desplazamiento que se está viviendo actualmente en el país, “hay muchas mujeres como yo que nos hemos tenido que desplazar para proteger nuestras vidas porque nos quieren silenciar, porque hacemos valer nuestros derechos y los de las demás mujeres” dijo la lideresa.

Sin embargo, planteó que, a pesar de las dificultades, continúa apoyando a las mujeres que lideran y generan una labor de paz en Colombia. Opinó que es necesario incorporar el enfoque de género en los Acuerdos de Paz, ya que, solo en esta medida se puede reconocer la participación política, social y comunitaria de mujeres.

Gracias a estas dos perspectivas se pudo comprender desde distintas miradas territoriales, la realidad de los conflictos y los retos que hoy atraviesan las mujeres en su esfuerzo por construir paz.

Gracias por su tiempo