Casa Común: nuestro aporte como Iglesia Católica

Casa Común: nuestro aporte como Iglesia Católica

La Iglesia Católica ha liderado históricamente acciones frente al cuidado y defensa de la creación y, desde el 2015, ha centrado aún más sus esfuerzos en atender el llamado que realizó el Santo Padre Francisco, con la publicación de la Encíclica Laudato Si´, para cuidar y proteger nuestra Casa Común.

Son muchas las iniciativas que se han propiciado desde cada Arquidiócesis, Diócesis, Vicariatos, parroquias, donde incluso, se han conformado “Pastorales Rurales y de la Tierra” y comisiones ambientales exclusivas para esta misión.  Estas pastorales se encargan de animar, liderar, acompañar, formar y emprender acciones en favor de la ecología integral, las relaciones entre el ser humano y la creación, la educación, la espiritualidad ecológica, la protección y/o la promoción del bien común.

Como parte de las acciones realizadas durante estos años en todo el país, están: campañas para el cuidado de la Casa Común:  reciclaje, cuidado del agua, siembra de árboles; procesos de apoyo técnico a iniciativas como las huertas caseras; acciones de protección ambiental, donde se visibilizan y denuncian situaciones o actividades que afectan el medio ambiente y sus poblaciones; acciones pedagógicas y de formación para diferentes poblaciones e implementación de proyectos ecológicos. Igualmente, en torno a la evangelización, se han desarrollado procesos y experiencias sobre espiritualidad ecológica, conciencia del consumo, defensa de la creación, formación y catequesis ecológicas, entre otras.

En Barranquilla, por ejemplo, la Arquidiócesis ha iniciado un trabajo de incidencia para promover la existencia de consultas previas, frente a la construcción de los nuevos parques de energía eólica y fotovoltaica.  En la Arquidiócesis de Santa Fe de Antioquia, desde su “Pastoral Rural y de la Tierra”, se impulsan acciones a partir de cuatro áreas, conformadas en Escuelas: 1. Agroecología, Tecnologías e Investigación Aplicada 2. Participación Ciudadana 3. Economía Solidaria y 4. Ecología humana integral – espiritualidad de la creación, eco teología, consciencia ambiental, formación ‘Laudato Si’.

En Bogotá por su parte, se conformó la Red Eclesial de la cuenca del Río Bogotá, que favorece la cultura del cuidado del agua, desde la perspectiva de la ecología humana - integral. Desde el 2016 vienen trabajando en ello la Arquidiócesis de Bogotá y las Diócesis de Engativá, Fontibón, Soacha, Facatativá, Zipaquirá, Girardot y el Obispado Castrense, para lo que ha sido necesario propiciar encuentros con organismos del Estado, la sociedad civil, y otros organismos eclesiales, generando un sistema de trabajo en red, entorno al cuidado de la cuenca del Río Bogotá.

Los Obispos, de forma reiterativa han manifestado su posición frente a situaciones y acciones que afectan la comunidad y la protección de los recursos, a través de sus comunicados. También se han propiciado espacios de reflexión y toma de decisiones, como la Asamblea Plenaria del Episcopado que se llevó en febrero y tuvo como centro el cuidado de la “Casa común y ecología integral”, donde cada uno de los señores Obispos compartió su reflexión frente a las principales problemáticas que afectan sus territorios: la minería artesanal o legal, la explotación, deforestación, explotación petrolera, contaminación del agua, cultivos ilícitos, etc.

Como oportunidades y proyecciones, los señores Obispos identificaron las posibilidades de acción en cada territorio: educación ecológica, campañas ecológicas entre varios actores, acompañamiento pastoral, formación, sensibilización, foros, entre otros. A partir de este encuentro se plantearon propuestas de trabajo y líneas de acción pastoral, frente a las necesidades y aportes medioambientales, teniendo siempre en cuenta la Encíclica Laudato Si´.

Durante esta semana, en todo el mundo, la Iglesia recuerda los 5 años de la encíclica y su compromiso con el Cuidado de la Casa Común.

Gracias por su tiempo