Bitácora del Festival de la Reconciliación y la Esperanza en Caldono-Cauca


Bitácora del Festival de la Reconciliación y la Esperanza en Caldono-Cauca


12/11/2021


El pasado 29 de octubre en el Antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (AETCR) en Caldono-Cauca, se llevó a cabo el Festival de la Reconciliación y la Esperanza, un espacio desarrollado en marco de la intervención del proyecto Promopaz en su segunda fase del Secretariado Nacional de Pastoral Social-Caritas Colombiana (SNPS-CC). Este Festival se realizó bajo el enfoque psicosocial y de construcción de memoria popular y multidimensional; tuvo como propósito realizar un llamado a la unión en armonía y en comunidad por medio de actos de paz y reconciliación, tales como: expresiones artísticas, culturales, deportivas, gestiones sociales y políticas.

El espacio, contó con la participación de líderes y lideresas de Caldono, Pasto, Popayán y Patía-Cauca. Durante la jornada, se realizó un taller foro, denominado, Tejiendo relatos de comunidad, donde mujeres pertenecientes a la población Nasa compartieron las técnicas y los saberes ancestrales alrededor del tejido con cabuya de fique y lana de oveja para la elaboración mochilas, artesanías y prendas de vestir.

También, se desarrollaron encuentros deportivos amistosos, juegos tradicionales, recreación para los niños, presentaciones de danza, música andina en vivo y venta de artesanías. Adicionalmente, en un trabajo colaborativo, se desarrolló un mural de memoria del Primer Festival de Esperanza y Reconciliación en lengua nasa yuwe, uno de los objetivos a largo plazo, es que se sigan desarrollando varias versiones de este Festival.

Yesica Tatiana Dicúe Puyo, lideresa juvenil, compartió que este Festival nace a partir de una serie de talleres que se estaban realizando con el proyecto PromoPaz con Pastoral Social en el AETCR. Estos espacios fueron realizados con personas reincorporadas y de la comunidad; se desarrollaron cuatro talleres durante cuatro meses que consistieron en charlas sobre reconciliación entre la comunidad y el ETCR. También, se dialogó sobre el fortalecimiento de proyectos, entre ellos: la construcción de una vía para facilitar el transporte de la zona y el desarrollo de un museo de la memoria.

“Este Festival se realizó para reencontrar creencias, culturas y para recordar nuestras memorias. Se busca que los jóvenes ayudemos a la comunidad a fortalecer las raíces, queremos que la comunidad se fortaleza en sus estudios, en sus carreras profesionales y su economía. Para un futuro, quisiéramos mejorar estos tres ejes, podemos construir un gran futuro si se sigue trabajando de la mano con los jóvenes, porque, los adultos se van a ir y nosotros los jóvenes somos quienes quedamos, queremos ser líderes y tener nuestra propia voz. Esto no es un trabajo individual, es colectivo; seguiremos uniendo fuerzas y trabajando con otros territorios “, señaló la lideresa juvenil.

Por otro lado, Nemesio Peña, capitán del resguardo de Pueblo Nuevo-Cauca expresó que es de vital importancia construir la reconciliación por medio de la permanencia de las costumbres. “Antes de que los actores entregar las armas, nosotros vivíamos con muchos miedos. Nosotros como autoridad, apoyamos a quienes entregaron las armas y ahora están sirviendo en los cabildos indígenas o están en guardias indígenas; para nosotros es muy grato. Nuestro mensaje es contundente: no queremos más violencia”, afirmó Nemesio Peña.

Para Rosa Chocue, lideresa de la cooperativa Comepcafé y perteneciente a la comunidad campesina del municipio de Caldono, este tipo de festivales son importantes para integrar a los niños, jóvenes y, además, sirve para mostrar los productos que trabajan los campesinos. A su vez, plateó que estos festivales permiten generar relevo generacional, ya que, es un espacio ideal para que los jóvenes comprendan sobre la complejidad del proceso del desarrollo del café.

El Festival de la Reconciliación y la Esperanza fue un espacio de encuentro para construir con toda la comunidad; desde el territorio se sigue trabajando por medio de la educación, la cultura y diversos mecanismos de diálogo para formar escenarios de memoria y la paz.

Gracias por su tiempo