Arquidiócesis de Ibagué: al servicio de los demás, desde sentirlos prójimos

Arquidiócesis de Ibagué: al servicio de los demás, desde sentirlos prójimos

Desde la convicción de la fe, la Arquidiócesis de Ibagué desarrolla varias líneas de asistencia humanitaria que tienen como fin brindarle ayuda a la población más vulnerable de la ciudad y municipios cercanos. “Usualmente, desde la Pastoral Social ejecutamos programas de promoción de los Comités Parroquiales de Pastoral Social - Coppas, promoviendo en los laicos en su formación para que ellos puedan adelantar las acciones de asistencia y promoción social con los más vulnerables”, afirma el diácono José Alberto Arciniegas Suárez, Director de la Pastoral Social de la Arquidiócesis de Ibagué.

Son varias las comunidades que la Arquidiócesis tiene focalizadas y para las cuales forma y promueve líderes, por ejemplo, para la atención humanitaria, psicológica y espiritual de adultos mayores, enfermos, víctimas de la violencia, migrantes y habitantes de calle. Como comenta el diácono Arciniegas, “desde el hogar de paso para el habitante de calle, no solo le brindamos hospedaje y comidas, sino que trabajamos por la reinserción social con algunos de ellos. Estamos iniciando un proyecto en Rovira, un municipio a una hora de Ibagué, con una asociación de mujeres en donde se fortalece el tema de emprendimientos”.

La Arquidiócesis también cuenta con el Banco de Alimentos y la fundación Caridad para la Salud, en donde se atiende a las personas más necesitadas en el acceso a medicamentos que las EPS no les suministran y que ellos no pueden adquirir por falta de recursos económicos.

A raíz de la crisis causada por el virus Covid-19, actualmente esta jurisdicción eclesiástica desarrolla dos grandes acciones, la primera consiste en brindarle hospedaje y alimentación a aproximadamente 70 habitantes de calle de Ibagué, lo que hace que el hogar de paso se convierta en un internado. La segunda actividad es con el Banco de Alimentos y la campaña que iniciaron con el objetivo de recibir la colaboración de empresarios, instituciones, organizaciones y familias que no solo donan mercado sino también dinero.

Estas ayudas son organizadas y repartidas por medio de cada una de las parroquias u organizaciones que ya tienen identificadas a las familias más vulnerables de los sectores, por ejemplo: desempleados, migrantes, vendedores informales, recicladores, etc.

“Vamos avanzando de a poco, en esta semana llegamos a 3.500 mercados, por lo tanto, son 3.500 familias atendidas. El Banco de Alimentos sigue funcionando de manera plena ya que es un tema de ayuda humanitaria. En este sentido seguimos trabajando con la colaboración de la Asociación de Bancos de Colombia - Abaco, porque por allí también se captan donaciones a nivel nacional”, comentó el diácono Arciniegas, director de la Pastoral Social Diocesana.

Todas estas acciones que realiza la Arquidiócesis de Ibagué, las hace desde la convicción de su fe cristiana. El amor por el prójimo, sentir el dolor del hermano y ser sensible a la realidad es lo que los ha motivado a seguir siento la luz de esperanza de quienes ven oscuridad.

Para el director de la Pastoral, “Dios ha puesto la creación para todos, pero la injusticia social ha hecho que no todos tengan lo básico. Nos duele el sufrimiento del otro, que alguien aguante hambre y no tenga la forma de abastecerse con una buena alimentación que le va a dar protección frente al virus y cualquier otra situación”.

Desde la solidaridad, caridad cristiana y amor, familias de Ibagué, Alvarado, Venadillo, Junín, Santa Isabel, Payande y el Valle de San Juan, entre otras zonas, han podido recibir atención y ayuda de diferentes maneras por parte del equipo de la Pastoral Social, del Banco de Alimentos, Hogar de Paso y todos los que se han unido a esas iniciativas.

“Esta pandemia nos llama la atención sobre tantas cosas, nos ha hecho sentir la realidad y tomar conciencia de cómo muchas veces cada uno camina por su lado sin tener en cuenta el sufrimiento de los demás. Creo que esta pandemia nos ha tocado en el fondo y nos ha hecho darnos cuenta que somos una sola comunidad, una aldea global… y que necesitamos ser más solidarios”, es la reflexión que hace el diácono José Arciniegas ante la situación que se vive.

Es importante resaltar que la Arquidiócesis de Ibagué sigue brindando su apoyo y acompañamiento espiritual por medio de canales virtuales como las redes sociales. Tanto el obispo como algunos párrocos han optado por celebrar la eucaristía a través del Facebook Live o Youtube.

“Hago la invitación a que esta situación no nos pase por encima, que mantengamos la esperanza y el consuelo. No es la primera vez que la humanidad pasa por esto, pero lo digo para que cuando, con la ayuda de Dios, se vaya superando esta crisis, no hagamos como si nada hubiera pasado y nada nos hubiera movido. Que esta situación nos ayude a comprender lo frágiles que somos y nos ayude a entender o encontrar ese horizonte espiritual que tenemos. Encontrarnos con ese Dios misericordioso, encontrar a Dios en el hermano que sufre, preguntaros qué quiere Él con todo esto que está pasando, qué debemos aprender cada uno de forma individual, como familia y como sociedad. La invitación es a que no desaprovechemos esta oportunidad de ser solidarios, de amar al prójimo, de ser coherente con nuestra fe y servir como el señor nos lo pide”, con estas palabras de aliento y reflexión, el diácono Arciniegas, director de la Pastoral Social de la Arquidiócesis de Ibagué, culmina su mensaje a los colombianos.

Gracias por su tiempo