Arquidiócesis de Bucaramanga: mirando la nueva realidad con ojos de fe

Arquidiócesis de Bucaramanga: mirando la nueva realidad con ojos de fe

Son múltiples las estrategias que emplea la Iglesia Católica para llegar a todos los rincones de Colombia, en su labor de acoger, animar y acompañar a quienes lo requieren. La Arquidiócesis de Bucaramanga le apuesta a la construcción del Desarrollo Humano Integral, desde su quehacer misional.

La Arquidiócesis promueve la conformación de los Comités sobre el Servicio del Desarrollo Humano Integral en las parroquias rurales y urbanas, la formación en temáticas como Doctrina Social de la Iglesia y como parte de su misión, ha incentivado a las parroquias en la elaboración y ejecución de proyectos con impacto social, en temas como ecología, paz y promoción humana. Desde la Arquidiócesis, anualmente se promueve la campaña Comunicación Cristiana de Bienes y la Semana por la Paz, entre muchas otras acciones.

La Fundación Banco Arquidiocesano de Alimentos de Bucaramanga, es una obra de la Arquidiócesis que pertenece a la Pastoral Social y lleva 20 años brindando un apoyo solidario a los más vulnerables. En la actualidad, cuenta con programas de acompañamiento en 63 fundaciones, que hacen parte de la red solidaria beneficiada del Banco, el programa re-agro con mujeres campesinas y beneficia a madres cabeza de familia.

Atendiendo al estado de emergencia por motivo del Covid-19, desde la Arquidiócesis se ha animado a los agentes pastorales a ser un apoyo para las comunidades vulnerables. Es de resaltar que, gracias a los agentes de los Comités de las parroquias se conoce la realidad que se vive en Bucaramanga, lo que permite mirar con ojos de fe esta nueva realidad y crear redes solidarias; adicionalmente, se está consolidando una propuesta de la iniciativa ABC (Amigos en Busca de Cristo), que busca crear puentes de comunicación y apoyo mutuo.

Pensando en brindar facilidades y acceso a la población, se han realizando instructivos con las Tecnología de la Información y la Comunicación, para quienes aún no usan estas herramientas.

“Lo que buscamos concretamente es que cada parroquia con sus agentes pastorales tomen sentido de pertenencia y se involucren en los desafíos sociales que tienen sus comunidades y sean ellos mismos, los autores del cambio. La Iglesia que tiene la dimensión social, así como la dimensión celebrativa y misionera”, expresa el Padre Luis Gabriel Sierra, delegado episcopal para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.

La labor por atender a los más necesitados es imparable, por lo que se han habilitado cinco líneas de atención, en las que se reciben los de datos de las personas que buscan acceder a las ayudas alimentarias que brinda el Banco de Alimentos, gracias a la gestión de consecución y recolección de recursos, se ha logrado la donación de 148.360 kilos de alimentos lo que ha beneficiado a aproximadamente veinte siete mil personas. Desde el Banco de Alimentos se realizó una alianza con la ANDI y Cámara de Comercio de Bucaramanga, para entregar mercados a las personas vulnerables. Todo, dando cumplimiento al protocolo de seguridad y de salud en el trabajo según la normatividad.

Para apoyar estas iniciativas, se suman profesionales como los integrantes de la Comisión que hace parte de la Delegación Episcopal para el Servicio del Desarrollo Humano Integral;  se han animado 10 colaboradores del Banco de alimentos y 42 voluntarios y son 115 agentes pastorales los que han hecho realidad estas acciones, además, se ha contado con el apoyo de entidades como ABACO, THE GLOBAL FOODBANKING  y empresas donantes.

“Descubrir día tras día el motivo para continuar, la fuerza para amar, la perseverancia de soñar, la alegría de vivir, lo indicado para hacer y la mirada en lo que debemos estar”, es el mensaje de esperanza que envía el Padre Luis Gabriel Sierra, delegado episcopal para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.

Gracias por su tiempo