Arquidiócesis de Bogotá: grandes acciones de generosidad

Arquidiócesis de Bogotá: grandes acciones de generosidad

Basados en los principios del amor, la generosidad y la esperanza, la Arquidiócesis de Bogotá actúa sin cesar, comprometida con la misión de liderar, promover, motivar e implementar  acciones en beneficio de las personas menos favorecidas.  El Centro para la Dimensión Social de la Evangelización, de La Arquidiócesis de Bogotá, es el encargado de animar, coordinar y apoyar la dimensión social de la evangelización en toda la comunidad, llegando a más de la mitad de la población bogotana.

Las 296 parroquias que hacen parte de la Arquidiócesis, conforman la red de ayuda más grande, solidaria y generosa. En la mayoría de casos, apoyados por las Pastorales Sociales de cada una, logran gestionar, recibir, organizar y realizar las entregas de asistencia alimentaria. A partir de la emergencia sanitaria del Covid 19, además de beneficiar a quienes comúnmente se apoya, la ayuda se extendió a otros sectores también necesitados. Las donaciones provienen de personas que de manera generosa se han desprendido de lo que tienen para compartir, otras ayudas de organizaciones y fundaciones y en ocasiones, las parroquias cuentan con fondos que destinan para ayudas o para apoyar otras parroquias.

Teniendo en cuenta lo dicho por el Papa Francisco, sobre la misión de la iglesia de curar y cuidar, la Arquidiócesis de Bogotá y la Fundación Víctimas Visibles, han dispuesto la “Línea de Esperanza”, con el objetivo de brindar orientación espiritual, psicológica y familiar a quienes lo requieran, funciona todos los días de la semana, únicamente se debe ingresar a la página de la Arquidiócesis www.arquibogota.org.co,  donde se encuentran listados de los profesionales y sacerdotes con sus contactos telefónicos.

El Banco Arquidiócesano, es un gran alivio para múltiples familias Bogotanas, pues, cuenta con gran experiencia y capacidad en gestión de ayudas humanitarias y lo realiza de diferentes formas: 1. Aportes de alimentos a fundaciones, parroquias y organizaciones de acción social, producto de donación de empresas. 2. Campaña de donaciones de alimento o dinero, que ha permitido la entrega de kits de alimento y aseo a la población necesitada. 3. Siendo mediador y garante de ayuda, a través de la recepción y remisión de donaciones con destino a los proyectos humanitarios de la Alcaldía Mayor.

A través de diferentes fundaciones y organizaciones, la Arquidiócesis extiende su mano a los menos favorecidos, como, a través de la Fundación para la atención del migrante, a la que pertenecen 350 familias vinculadas a un proceso integral de acompañamiento, quienes han sido beneficiarios de donaciones multipropósito, también, se han apoyado en los Centros penitenciarios, a los internos y al personal de la guardia y se les han entregado alimentos, adicionalmente, el Sistema Educativo de la Arquidiocesis de Bogotá (SEAB), continúa prestando servicio educativo de forma virtual.

Cerca de un millar de fundaciones y organizaciones de acción social, brindan atención psicosocial, alimentación, hospedaje, asesoría, atención en salud, etc. Muchas de ellas, se han articulado a la red de apoyo humanitario que está creando la Alcaldía de Bogotá.

Otra acción, igualmente importante, que viene adelantado el equipo arquidiocesano para el diálogo con las etnias y afrodescendientes,  ha sido la constante comunicación con líderes indígenas y afrodescendientes, producto del cual, se ha brindado asistencia alimentaria y en algunos casos hospedaje a esta población, sobre todo, con ocasión a la expulsión de las familias indígenas de los paga diarios del Barrio Santafé.

Un grupo grande de personas, hacen parte estas grandes iniciativas, por medio de comunidades religiosas masculinas, como Jesuítas, Salesianos, Franciscanos, Agustinos, Scalabrinianos, Dominicos, Claretianos, etc.; comunidades religiosas femeninas: Adoratrices, Hermanas del Buen Pastor, Dominicas, Franciscanas, etc. Hay varios grupos de laicos, grupos de oración, grupos de caminantes de Emaús, de la Renovación Carismática Católica, entre otros.

“Sin duda el momento que vivimos pone de manifiesto la necesidad que tenemos de apoyarnos todos para poder mitigar el impacto socio económico que está generando la pandemia, ya que, nadie tiene la posibilidad de atender a tantas necesidades, pero actuando juntos podemos lograrlo”, asegura el Presbítero Jaime Alberto Mancera.

Gracias por su tiempo