Visita del Consejo Municipal de Paz de Samaniego al SNPS-CC


Visita del Consejo Municipal de Paz de Samaniego al SNPS-CC


Visita del Consejo Municipal de Paz de Samaniego al SNPS-CC con el fin de promover un escenario de escucha, diálogo y relacionamiento estratégico del Consejo de Paz Municipal de Samaniego, Nariño con el Secretariado Nacional de Pastoral Social-Cáritas Colombiana, la Nunciatura Apóstolica de Colombia, la Diócesis de Ipiales y la Comisión Nacional de Conciliación, con el fin de hacer un ejercicio de incidencia nacional en temas de convivencia , reconciliación y apuestas de construcción de Paz territorial.

Antecedentes

El municipio de Samaniego ha venido atravesando una grave crisis humanitaria por cuenta del conflicto armado y la presencia de actores armados donde los homicidios selectivos, muertes violentas, violaciones a los Derechos Humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario por causa de la reconfiguración de la dinámica del conflicto afectando a la población civil generando desplazamientos forzados, desapariciones, masacres y el reclutamiento de niños y niñas.

Es así como surge en el año 2016, el Consejo Municipal de Paz como una respuesta alternativa de las fuerzas sociales, comunitarias y políticas desde local, en medio del conflicto social y armado con el fin de avanzar a través de acciones no violentas como el diálogo entre el gobierno y organizaciones insurgentes como el ELN.

Por lo anterior, el Consejo Municipal de Paz, desde su rol como espacio de promoción de la reconciliación y la paz abogan para que en el municipio se garanticen los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario; el respeto y la autonomía del territorio, la justicia especial indígena y los derechos de los pueblos campesinos e indígenas; el derecho a la libre movilidad en todo el territorio; la eliminación del uso de minas antipersonas y se promuevan acciones como el desminado humanitario y el diálogo para propiciar la salida negociada del conflicto; así como la eliminación de la desaparición forzada como mecanismo de guerra y además, se garanticen, faciliten y promuevan acciones humanitarias que permitan la búsqueda de personas dadas por desaparecidas.

Espacio de escucha con actores clave

Durante esta visita, el Consejo Municipal de Paz promovió un escenario de escucha, diálogo y relacionamiento estratégico con funcionarios del Alto Gobierno, la Misión de Verificación de Naciones Unidas, la Comisión Nacional de Conciliación, la Unión Europea, la Nunciatura Apostólica y Monseñor Héctor Fabio Henao delegado de la Conferencia Episcopal para las relaciones Iglesia – Estado y con representantes de Cáritas Alemania y Cáritas Noruega como acompañantes, para la concertación de acciones de construcción de paz territorial.

Las intervenciones de los tres consejeros que hicieron parte de estas conversaciones fue entorno a “Queremos ser territorio de paz” y es aquí donde cobra el sentido de la agenda nacional donde los actores claves se comprometieron a llevar ante la mesa de diálogo del ELN, la propuesta de piloto para que Samaniego sea el primer pilotaje de diálogo territorial entre el gobierno, el grupo armado del ELN y como mediador el Consejo de Paz Municipal como representante de la sociedad civil; lo anterior, porque existen actos de voluntad en el territorio y la legitimidad que tiene este espacio por llevar un proceso y contar con propuestas claras.

Asimismo, se comprometieron a gestionar ante el Ministerio del Interior, la Resolución del Cabildo Indígena La Montaña como mecanismo para la protección ancestral del territorio; llevar al municipio los proyectos de infraestructura y calidad educativa y constituir un fondo para reparación de minas antipersonas en Samaniego. Por su parte, la oficina de las regiones se comprometió en ser intermediario en gestionar con los diferentes ministerios la deuda social en Samaniego debido la ausencia del Estado y la Comisión Nacional de Conciliación propuso apoyar con la Escuela de Mediación de Conflictos entre padres de familia y estudiantes.

Por último, esta primera gira de incidencia fue de gran importancia para visibilizar a Samaniego como escenario propicio para el diálogo, puesto que existen las condiciones, además ha sido esperanzador para las comunidades que por años han sido objeto de las violaciones a sus derechos por los diferentes grupos armados y el Estado Colombiano.

También es necesario reconocer el compromiso de la iglesia en continuar acompañando a la sociedad civil en la búsqueda de la paz y la reconciliación en medio del actual contexto. “La Pastoral para el perdón, la paz y la reconciliación es parte integrante y prioritaria de la acción evangelizadora de la Iglesia en Colombia. Requiere, por tanto, de agentes, estructuras, y medios adecuados para favorecer su integración en la pastoral de conjunto en las jurisdicciones eclesiásticas y en los proyectos de reconciliación y paz desarrollados por las autoridades civiles (a nivel nacional y local), por la comunidad internacional, por la academia y las diversas organizaciones de la sociedad civil” (Todos somos artesanos del perdón, la reconciliación y la paz, pág. 41).


Enlace


Gracias por su tiempo