Episcopado rechaza masacre a campesinos y líderes sociales