Diócesis de Ipiales: un llamado al autocuidado y la confianza en Dios

Diócesis de Ipiales: un llamado al autocuidado y la confianza en Dios

Las acciones realizadas por la Diócesis de Ipiales cuentan con la dirección y acompañamiento de Monseñor José Saúl Grisales Grisales, se ejecutan a través de las 22 comisiones de pastoral con las que cuenta la Diócesis y sus diferentes programas y proyectos. Un primer programa es “Desarrollo humano integral”, allí se brinda formación a personas vulnerables de las diferentes parroquias con los comités de pastoral social, y así mismo, con el proyecto “Pan y vida” se dan mercados a personas en conidción de pobreza crítica.

El segundo programa es el de “Agricultura sostenible y desarrollo ambiental” en el cual se lleva a cabo un acompañamiento a población campesina e indígena en agricultura orgánica y la comercialización de dichos productos, todo esto orientado al cuidado del medio ambiente, la tierra y las semillas. El tercer programa es “Vida, justicia y paz” donde se trabaja todo el tema de derechos humanos con población desplazada y víctima del conflicto armado, allí se incluye a la población migrante de diferentes países en busca de protección internacional, solicitantes de refugio y retornados, actualmente se está trabajando específicamente con la población venezolana y todos aquellos afectado por el Covid-19.

Aunque estos tres programas son los pilares, en simultáneo se realiza un trabajo especial con niños, niñas y adolescentes en estado de vulnerabilidad y en conflicto con la ley como lo es la población en situación de consumo de sustancias psicoactivas, lo que se busca es responder y garantizar la protección de sus derechos y sus deberes.

En la coyuntura que está atravesando el país a causa del Coronavirus, se ha emprendido una campaña a nivel diocesano denominada “Yo me cuido, yo te cuido, Dios nos cuida”, por medio de esta se ha buscado concientizar a la población sobre la importancia de permanecer en casa, de cuidarse mutuamente, de cómo cuidándonos individualmente, cuidamos a los demás, además de la importancia de fortalecer la fe sabiendo que Dios nos cuida. A raíz de esa campaña se creó el movimiento “Un acto de bondad, ayudemos” que busca apoyar a quienes se han quedado sin trabajo o quienes conseguían su sustento diario, de esta manera, están amparados diferentes gremios de población vulnerable en el municipio de Ipiales.

Adicional a estas campañas se están realizando entregas de mercados, priorizando familias muy vulnerables, buscando mitigar la falta de alimentos y las dificultades laborales que ha tenido la comunidad. De igual manera, a nivel de Pastoral Social, se está apoyando con hospedaje, alimentación y una ayuda económica en conjunto con otras agencias de cooperación. El hospedaje se brinda especialmente en Ipiales ya que es zona de frontera y donde la Diócesis cuenta con cuatro lugares para hospedaje a población migrante.

El Padre Vicente Legarda resalta la articulación que se ha dado en actividades con el GIF, la mesa de migrantes, Cooperación Internacional y la administración municipal, dándose así una gestión del riesgo de manera permanente y un trabajo estructurado también de toda la iglesia. En este momento de crisis el acompañamiento espiritual se está realizando siguiendo los lineamientos de la Conferencia Episcopal, a través de medios de comunicación como radio, televisión y redes sociales como Facebook, especialmente en este tiempo de Semana Santa.

“El mensaje que queremos dar desde la Diócesis de Ipiales es que, en primer lugar, nos sigamos cuidando nosotros mismos, que cuidemos al otro, que permitamos que Dios nos cuide. Nos unimos en esta campaña y la anunciamos también para todo Colombia: “Yo me cuido, yo te cuido, Dios nos cuida”. Que sean la solidaridad y el apoyo los que brillen como luz que nos ilumina, siempre guiados por Dios”, son las palabras del Padre Vicente para todos los creyentes.

Gracias por su tiempo