Los proyectos de protección a personas migrantes siguen siendo una apuesta por la garantía de la dignidad humana del SNPS


Los proyectos de protección a personas migrantes siguen siendo una apuesta por la garantía de la dignidad humana del SNPS


28-03-2022


Desde el 22 al 25 de marzo se realizó el balance del Proyecto Respuesta multisectorial a la crisis humanitaria de migrantes de Venezuela en Colombia 2021-2022 y el taller de fortalecimiento del Proyecto Compartiendo el Viaje en Colombia para Atención a Población Migrante Venezolana.



En el marco del cierre del proyecto Respuesta multisectorial a la crisis humanitaria de migrantes de Venezuela en Colombia 2021-2022, financiado por Cáritas Canadá y el Gobierno canadiense, el equipo del proyecto se dio cita en Bogotá para recoger y sistematizar los aprendizajes que dejó este proceso que culmina su segunda fase, después de la primera que se dio entre los años 2020-2021. Adicionalmente, el equipo del proyecto Compartiendo el Viaje en Colombia para Atención a Población Migrante Venezolana, fortalece sus capacidades con el compartir de experiencias que se tejen en torno a los procesos de protección a personas migrantes y siguen trazando el camino de los seis meses de ejecución restante del proyecto.

El objetivo de este encuentro para el cierre del Proyecto Respuesta Multisectorial, según comentó la especialista de proyecto, Luisa Fernanda López Campos, era el de “evaluar las estrategias realizadas durante la implementación del proyecto. Identificar las acciones adecuadas, que dan respuesta pertinente al tema de migración venezolana, y a su vez, qué acciones deben mejorarse o adicionarse para próximas respuestas”.

Durante un año las jurisdicciones eclesiásticas de Palmira, Cúcuta y Puerto Carreño, contaron con el acompañamiento de un equipo profesional y humano que posibilitó el aporte a la construcción de un camino digno para los migrantes venezolanos. Este equipo contó en cada territorio con un Coordinador local, un promotor psicosocial, un promotor psicojurídico y un auxiliar contable, además de tener la animación desde el equipo nacional.



Dentro de los asistentes a este encuentro de evaluación y fortalecimiento de experiencias, que se llevó a cabo del 22 al 25 de marzo, participó el Padre Rafael Castillo, Director del Secretariado Nacional de Pastoral Social, y los directores de las pastorales sociales de los tres territorios e integrantes de los equipos nacionales y locales.

En las diferentes actividades que se dieron en el encuentro resaltaron aportes como la humanización de los procesos de atención al fenómeno de la movilidad, dentro de este logro, el Padre Arturo Arrieta, director de la Pastoral Social de Palmira, reconoció que “el proyecto ha permitido, con la presencia de la parte psicosocial y psicojurídica, que haya una respuesta en cuanto lo humano, pues el tema psicológico necesita acompañamiento, para que se fortalezca y se atiendan todos los ejercicios en los que tienen que prevalecer los derechos fundamentales de los migrantes”.

Atendiendo a la dignidad humana del migrante, se dio inicio a otro proyecto llamado Compartiendo el Viaje en Colombia para Atención a Población Migrante Venezolana, financiado por la Oficina de Población, Refugiados y Migrantes de EE.UU (PRM). Este proyecto se postula como un acercamiento a las lecturas de aciertos y necesidades que sigue teniendo la población migrante y la población de acogida en el país, contando con dos aspectos diferenciales: el acompañamiento por parte de un profesional de salud y la transversalización de la atención y la prevención de violencias basadas en género (VBG).

Este proyecto que inició en el mes de septiembre de 2021, consta de cuatro líneas de acción: la línea de protección y acceso a derechos, la de promoción de acceso a la salud, la línea de refugio y albergue y la cuarta de prevención y atención de las VBG de las migrantes venezolanas y de las mujeres en situación de vulnerabilidad.

Estas cuatro líneas engloban un acompañamiento continuo con profesionales psicosociales, psicojurídicos y del área de la salud, lo que , permite responder a necesidades que son recurrentes en las cuatro jurisdicciones eclesiásticas en las que se desarrolla que son: Palmira, Puerto Carreño, Arauca y Pasto.



En el marco de la nueva apuesta por transversalizar la protección de las mujeres frente a las VBG, el especialista nacional del proyecto, Óscar Guerrero manifiesta que “la Línea transversal: de prevención atención a violencia basadas en género tiene un componente en el fortalecimiento con agentes pastorales y las lideresas de los territorios para replicar las buenas prácticas y conocimiento que se enmarquen en la prevención de dichas violencias”. Adicional a esto, existen factores diferenciales para mujeres y adolescentes dentro del proyecto como la entrega de los kits de higiene, que complementan una visión de equidad y dignidad humana para las migrantes, acompañamiento psicosocial y psicojurídico para la atención y prevención de las VBG, selección de lugares seguros para la entrega de los Cash Based Intervention (CBI) para el rubro de arrendamiento, servicio de albergue y lugares de protección para mujeres o personas en situación de vulnerabilidad.

Dentro del encuentro, el equipo del Proyecto Compartiendo el viaje en Colombia tuvo la oportunidad de conocer en experiencias anteriores, puntos comunes y aportar en la forma en cómo se vienen dando los procesos de acompañamiento desde una perspectiva diferencial.

En el cierre de uno de los ejercicios de diálogo que se llevó a cabo en el encuentro el Padre Rafael Castillo, compartió un mensaje que hace un llamado al respeto por el hermano venezolano:

“El migrante que vende tinto y agua, y que además sobrevive en tantos semáforos, cree aburrir a los que lo oyen, no ocupa sitio. Cuando le piden que se siente lo hace apenas en el borde de la silla. Nadie le debe saludo ni cortesía, lo hace debajo de una de las pocas cosas que logró traerse: su sombrero. Es un hermano migrante que pregunta por el rostro misericordioso de la iglesia en la sede de la Pastoral Social”.

El encuentro fue la muestra de la siembra que aún no termina, pero que emana frutos del camino por la dignidad humana de los hermanos venezolanos.

Gracias por su tiempo