La Iglesia Católica lidera la protección y recuperación de la naturaleza

La Iglesia Católica lidera la protección y recuperación de la naturaleza

Bogotá D.C., 17 de agosto de 2018. En el cierre del Encuentro Nacional de Directores de Pastoral Social, Monseñor Héctor Fabio Henao, Director del Secretariado Nacional de Pastoral Social, durante el panel El Cuidado de la Casa Común, resaltó la labor de la Iglesia Católica en el liderazgo del análisis de la realidad y la incidencia a nivel social y político por el cuidado y la concientización de la protección y recuperación de la naturaleza como creación de Dios.

En este conversatorio participaron Monseñor Joaquín Pinzón Guiza, Obispo de Puerto Leguízamo, Diácono Alirio Cáceres de la Arquidiócesis de Bogotá, Mariela Yucumá, Líder comunitaria de las Iniciativas Locales de Paz en Guaviare, Luis Enrique Amado, director de las Pastoral Social Suroriente; y el profesor Fabio Velásquez, del Foro Nacional por Colombia.

En este espacio se resaltó la consolidación y el fortalecimiento de la Red Eclesial Panamazónica – REPAM, conformada por los países de la región: Brasil, Venezuela, Guyana Francesa, Guyana Inglesa, Surinam, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia; cuyos objetivos son crear conciencia sobre la importancia de la Amazonía para toda la humanidad, el establecimiento de una pastoral conjunta con prioridades diferenciadas para responder de manera eficaz y orgánica ante sus desafíos.}

El sínodo de la Amazonía

Se presentó como signo de proyección al Sínodo sobre la Amazonía ya que “se ha producido una profunda afectación a la naturaleza por una excesiva intervención humana, por una cultura del descarte y el abuso del extractivismo” afirmó Monseñor Pinzón; por lo que el Consejo Episcopal Latinoamericano – CELAM ha presentado la Carta Pastoral Discípulos Misioneros de la Casa Común, Discernimiento a la luz de la encíclica Laudato Si. El obispo también añadió que “el Papa Francisco en Río de Janeiro afirmó que desde el principio la Iglesia está presente en la Amazonía, y su presencia es determinante para el futuro de la selva, la Iglesia ha sido un signo de esperanza lo ha sido y lo seguirá siendo”.

En Colombia se realizarán dos asambleas pre Sinodales, la primera en Florencia (Caquetá) para la zona sur occidente a realizarse del 5 al 7 de septiembre, y la segunda en Inírida durante la primera semana de octubre. Con estas se espera alcanzar el discernimiento necesario y una apropiación del mensaje encíclico, en palabras del Diácono Alirio Cáceres (la carta pastoral), “ha sido muy bien recibida más afuera de la Iglesia que adentro, por lo que hay retos para apropiarla con igual entusiasmo”.

El Diácono resaltó que al mismo tiempo que se impulsa REPAM “se está promoviendo la Red Eclesial Mesoamericana, desde Panamá hacia el Caribe; y, una Red Eclesial de la cuenca del río Bogotá. Es necesario promover redes socio-eclesiales para proteger el agua, la vida, para tener un elemento de diálogo espiritual, ecológico y ético”. Pues, aunque el interés por la Amazonía es regional tiene importancia para la Iglesia universal, no es para los amazónicos o quienes habitan la selva, como continente nos tiene que tocar de cerca, a todos los colombianos y a todo el mundo.

Luis Enrique Amado por su parte, expuso el trabajo pastoral en pro del cuidado de la casa común en el suroriente del país, implementado desde el año 2004 en donde además del trabajo por los derechos de las personas, se atendió que era necesario hablar de los derechos ambientales, y las disputas por el control del territorio; así se trabaja desde planes de vida para responder cuestiones como: qué es territorio y cómo se entienden las personas en el territorio. “El trabajo nos lleva al “buen vivir de los seres que estamos en la Amazonía”, no sólo los seres humanos, y eso conlleva a una convivencia con nuestro Creador, y todos los que hemos sido creados”.

Finalmente, el profesor Velásquez resaltó la labor que la Iglesia está haciendo por una movilización social en torno a la construcción de un nuevo entorno para vivir dignamente. El reto que queda es ¿cómo articular experiencias de la gente hacia las políticas públicas? porque la transformación del entorno pasa por el Estado y por decisiones colectivas que pasan por el poder político, hay que quitarse el miedo del relacionamiento con el Estado, y aunque “es claro que tienen más recursos de poder, acción, información, se hace absolutamente necesario establecer acuerdos con todos los niveles”.

Gracias por su tiempo