Iglesia celebra la Primera Jornada Mundial de los Pobres

Iglesia celebra la Primera Jornada Mundial de los Pobres

Bogotá, noviembre 14 de 2017. El domingo 19 de noviembre se celebra la Primera Jornada Mundial de los Pobres, que en Bogotá se realizará en la Basílica de Nuestra Señora de Lourdes de Chapinero con una Eucaristía organizada por la Arquidiócesis de Bogotá, la Conferencia Episcopal de Colombia, el Secretariado Nacional de Pastoral Social, El Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y el Banco de Alimentos. Este acto litúrgico se llevará a cabo a partir de las 12:30 pm y tendrá como objetivo compartir con los más necesitados, en especial con los migrantes venezolanos que han arribado a Colombia.

Esta Jornada tiene como objetivo estimular a los creyentes para que dejen atrás la cultura del descarte y del derroche y empiecen a interiorizar la cultura del encuentro; así, como animar a todas las personas independientemente de su confesión religiosa, a ser solidarios con los pobres como signo de fraternidad.

Ponemos a disposición de todos los fieles unos subsidios litúrgicos y reflexivos:

Para tal fin, el Papa Francisco invita a todas las parroquias del mundo a:

  • Compartir la Eucaristía: El Sumo Pontífice quiere que los pobres participen activamente de la Eucaristía para que a través de ellos se pueda escuchar la voz de Dios.
  • Compartir la mesa: El Santo Padre desea que alrededor de los alimentos, se puedan tender lazos de hermandad al servicio de los pobres.
  • Visitar obras de misericordia: Que esta celebración sea un momento propicio para que toda la comunidad eclesial comparta y apoye obras de misericordia donde se experimente la ternura y la solidaridad que solo brinda el ayudar a los menos favorecidos.
  • Promover procesos de promoción humana y desarrollo integral: Por medio de diversos programas de promoción humana y organización comunitaria se permita a los pobres ser sujetos protagónicos de su propio desarrollo.
  • Fortalecer las Cáritas parroquiales: Se espera que esta Jornada sirva para crear y ayudar a fortalecer las Cáritas parroquiales y diocesanas para trabajar en favor de los empobrecidos y excluidos.
  • Formar en la Doctrina Social de la Iglesia: Que esta Jornada permita a los agentes pastorales adquirir mayor compromiso con los pobres y favorecer la gestación de una sociedad más justa, solidaria y fraterna.
  • Realizar actividades de cuidado y protección de la Madre Tierra: Educar a partir de una cultura ecológica, que promueva cambios en los estilos vida, así como los modelos de producción y consumo.

Finalmente, el Santo Padre desea que esta jornada se establezca como una tradición en la Iglesia para la evangelización del mundo contemporáneo; y ayude a tomar conciencia de que los pobres no son un problema, sino un recurso al cual acudir para acoger y vivir la esencia del Evangelio.

Invitación de la Iglesia Católica Colombiana a participar

Gracias por su tiempo