El Huila se une por la protección de la Casa Común

El Huila se une por la protección de la Casa Común

Para unirse a la marcha por la defensa de la “casa común”, dos chivas llegaron ayer al municipio de Pitalito provenientes de Acevedo, también en el Huila, con unas cien personas acompañadas por el padre José Adolfo Xenón, de la parroquia Francisco Javier, atendiendo el llamado del señor obispo de la diócesis de Garzón, monseñor Fray Fabio Duque, para unirse a la marcha por la defensa del territorio, el agua y la vida.

Estos feligreses se sumaron a unas 4000 personas que recorrieron, de manera pacífica, las calles del municipio de Pitalito para hacer un llamado nacional sobre la importancia de cuidar los recursos naturales y no permitir la explotación minero energética a gran escala, ya que para muchos de los campesinos del Huila, mega proyectos como el de la represa El Quimbo vulneran derechos fundamentales, como el de la vida, al medio ambiente sano y a la seguridad alimentaria, entre otros.

La movilización terminó su recorrido en el parque principal de Pitalito, donde el Vicario General de la Diócesis de Garzón, monseñor Héctor Gabriel Trujillo Luna junto con autoridades locales y líderes campesinos, hicieron un llamado a la institucionalidad, al sector privado y todos los habitantes del departamento para trabajar unidos por la protección de bienes tan preciados como “el agua y el territorio que Dios nos dio para vivir como hermanos”.

“Siguiendo la voz de Dios, queremos decir que todos tenemos derecho a la vida, al agua y un medio ambiente sano.” dijo Fray Francisco de María, monje franciscano de la comunidad de los frailes menores renovados, ubicada en el municipio de Oporapa quien también participó en la movilización.

El contexto

Lo sucedido este 9 de noviembre en el municipio de Pitalito, hace parte de un importante trabajo que se realiza en el departamento del Huila, donde la diócesis de Garzón, con la Misión San José, el acompañamiento del Secretariado Nacional de Pastoral Social/Caritas Colombiana, y el apoyo solidario de Caritas Española, trabajan en la reconstrucción del tejido social resquebrajado por los impactos generados por la hidroeléctrica El Quimbo, así como en la prevención de los impactos negativos que traerán otros proyectos hidroeléctricos enmarcados en el Plan Maestro de Aprovechamiento del Río Magdalena, en este Departamento.

Este viernes 11 de noviembre en el municipio de Garzón, se realizará la Audiencia pública de seguimiento ambiental, a la empresa responsable de El Quimbo.

Al respecto, Sandro Vargas Díaz, cultivador de uvas del municipio de Garzón, quien es afectado por el desplazamiento de fauna que ha generado la construcción de la hidroeléctrica, manifestó: “Rechazamos las consecuencias de la construcción de la represa el Quimbo y sobre todo a la destrucción de nuestra casa común que nos afecta a todos.” Èl es uno de los líderes que hace parte del trabajo realizado desde la Diócesis de Garzón con la Misión San José, por el fortalecimiento de las capacidades de la población afectada por la hidroeléctrica El Quimbo.

Noviembre 10 de 2016

Regresar

Gracias por su tiempo